Béstials

Los béstials son la especie más heterogénea y común de Ériandos, ya que cubre muchas razas de todo el mundo. Estos seres, de naturaleza salvaje pero aún así con una inteligencia igual a la de los hombres, se han adaptado para vivir en todo Ériandos, cambiando en tamaño, color, marcas…

Estos seres son fuertes y ágiles, resistentes, pese a que suelen vivir menos que los humanos, si bien es cierto que alcanzan la madurez mucho antes, sin duda podrían vivir más si tuvieran unas mejores condiciones de vida.

Al mismo tiempo que los hombres se extendían por toda la tierra que encontraban a su paso, y los elfos fueron tornando los bosques en lugares más herméticos, los béstial tuvieron que enfrentarse a la guerra de ambas razas. Por unos o por otros perdieron sus hogares, tratados por todos más como animales que como personas. Con el tiempo, los humanos vieron en ellos potencial y maleabilidad, y no tardaron en usarlos, igual que a los animales, a mezclarlos y criarlos para adaptarlos a las funciones que querían para ellos. Esto les valió la desconfianza de los elfos, que, aunque no les dieron caza, les obligaron a abandonar los bosques. Desde entonces, los béstial han crecido entre los hombres, y ya solo se les puede encontrar salvajes en la Selva Esmeralda, y en algunos lugares recónditos de los bosques más grandes, donde ni siquiera los elfos pueden controlar toda la vida que mora en ellos.

Sin embargo, la vida en servidumbre ha hecho mella en ellos, humanizando a algunos, y convirtiendo a otros en bestias más terribles de lo que serían en libertad

Carentes de sociedades propias, e incluso tan diferentes para cada raza que sería imposible encontrar puntos en común, los béstial se han adaptado a las sociedades de los hombres en las que viven. Con suerte se convierten en ciudadanos de pleno derecho generalmente destacando como soldados, aunque en los peores casos viven una vida ligada para siempre a un amo. Desde el campo de batalla hasta los lechos de los burdeles, pasando por los mozos de carga y las mascotas. Los béstials viven en su mayoría ajenos de su propio potencial, sintiéndose cómodos con sus amos, mostrando una lealtad sin igual, desconocida incluso por los hombres, que en raras ocasiones son tan fieles a sus iguales como los béstials lo son con ellos.

No suelen inclinarse por la violencia de manera natural, pero la utilizarán sin vacilar si se ven amenazados, y su estilo de vida les ha dotado de armas naturales más que considerables a la hora de poder cazar y defenderse. Sus colmillos y garras pueden resultar una pesadilla al enfrentarse a ellos, y subestimar su inteligencia es arriesgar la vida.

Son capaces de desempeñar cualquier trabajo que pueda llevar a cavo un hombre, pueden aprender a leer y escribir y cualquier cosa que se les enseñe, cosa que los hace aún más atractivos como mano de obra barata. La mayoría, está tan acostumbrada a la esclavitud que lo ven como algo natural, como una etapa más de su vida, una etapa que en algunos casos nunca termina. Aún cuando son libres, tienden a buscar trabajos para otros, prefieren servir que tomar la iniciativa, pues se sienten más cómodos así.

Los béstial son tan diferentes entre sí, que no suelen criar entre ellos si pertenecen a distintas razas, aunque se consideren de la misma especie. Aun así, los cruces entre miembros de la misma raza para lograr individuos con ciertas características es una práctica habitual entre los distintos esclavistas que mercadean con ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s