Hombres

Los Hombres son la especie más común y a la vez más variada de Ériandos. Pueblan la mayor parte del mundo y dominan a la mayoría de especies con las que conviven. Su naturaleza no es mágica, aunque algunos afortunados (o desafortunados, según se mire) son capaces de dominar el poder de la magia. Son muy tenaces y de fuertes convicciones, cuando se ponen una meta, no suelen rendirse, pero la mayoría son fácilmente corruptibles por el poder o la riqueza, por los que causan infinidad de conflictos con otras razas e incluso entre ellos mismos.

Las sociedades humanas, se rigen por sistemas de clases, más o menos permeables y rígidos. Cuando los hombres conviven con otros seres, muchos crean vínculos que van mucho más allá de un simple dominio. Reservando esa superioridad dominante a las clases más poderosas, la gente común es amigable y muchas veces más abierta que los estratos superiores de la sociedad, que suelen ser más desconfiados y herméticos. No es extraño ver humanos aliándose con especies de lo más variopintas para lograr sus fines, y tampoco es extraño que esas alianzas terminen en amistades u odios, pues son una raza de sentimientos fuertes y cambiantes, un hombre protegerá a alguien con su vida y también dará su vida por acabar con alguien si así lo dicta su corazón.

Pese a que su paso por el mundo es efímero si se compara con el tiempo de los elfos, los hombres tienen un fuerte deseo de ser recordados y perdurar en el mundo a través de sus obras, de su legado. En muchos casos, esta es la fuerza que les empuja a buscar poder, poder para perdurar, para ser recordados e incluso, en los casos más extremos, para lograr la inmortalidad literalmente, siguiendo las más peligrosas sendas de la magia. Esto les impulsa a tratar de cambiar el mundo que les rodea, ya sea para bien o para mal. No es extraño ver estatuas de reyes o campeones pasados en las ciudades humanas, ni monumentos para honrar las obras de algunos de sus congéneres. Este legado puede ser muy variable, desde un rey que desea ampliar su reino, hasta un granjero que desea dejar a sus hijos una buena tierra para que puedan vivir de ella. Dentro de las posibilidades de cada individuo, todos ansían lo mismo, la inmortalidad en la memoria colectiva de sus propios congéneres.

Los humanos no buscan ni abrazan el mal por naturaleza. Su búsqueda más incesante es la de poder, pues el poder es lo que les permite con más facilidad alcanzar sus metas, y esa búsqueda puede abocarles al mal si no van con cuidado, o a sucumbir a voluntades malvadas que muevan sus actos. Como en todo, hay excepciones, y se pueden encontrar humanos malvados de por sí, pero por lo general, suele haber algún motivo tras esa maldad aparente, como también pueden encontrarse humanos poderosos benevolentes, o buenas intenciones tras actos cuestionables.

Los hombres prefieren vivir en compañía, pues son seres sociales que disfrutan de la interacción de unos con otros. A veces no se limitan a la compañía de otros hombres, sino también a la de individuos o colectivos de especies distintas. En algunas ocasiones pueden encontrarse hombres solitarios o ermitaños, pero no es lo común. Los grupos, las familias, los pueblos, las ciudades, los reinos, etc. Los humanos buscan agruparse para ganar fuerza y apoyo y conseguir sus metas con mayor facilidad. Estas agrupaciones son en realidad sus mayores logros y fortalezas, pues gracias a esto es como han sido capaces de llegar a donde están ahora, repartidos por todo el mundo y prosperando incluso por encima de razas mágicas y más poderosas.

El rasgo más destacable de la especie es su capacidad para adaptarse a cualquier entorno y situación, es esto lo que les ha permitido dominar todo Ériandos. Este rasgo les ha empujado a construir ciudades, fortalezas, monumentos que abarcan todas las formas imaginables. También es por esto por lo que podemos encontrar muchas variedades de hombres a lo largo y ancho del mundo.


Si quieres conocer más sobre los mundos de Ériandos no dudes en seguirnos en nuestras redes sociales o suscribirte a nuestra página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s